Rutas Turísticas de Toledo por Guías Oficiales

Museo del ejército de Toledo: recorrido histórico

Miniaturas del museo del ejército de Toledo

¿Nos echabas de menos? Volvemos con esta tercera entrega sobre el Museo del Ejército, esta vez para hablarte del recorrido histórico. Dos plantas por las que viajarás a través del tiempo para conocer la historia de Toledo, desde la Monarquía de los Reyes Católicos hasta el siglo XX, sin olvidarte de la esfera militar en todas sus facetas: desde las batallas propiamente dichas, a la organización del ejército, reclutamiento, formación y vida militar, cómo va evolucionando el armamento, las innovaciones científicas, figuras clave de nuestra historia… un recorrido muy completo a la vez que extenso.

De los Austrias a los Reyes Católicos

Empezamos el recorrido por una de las largas galerías -H1– dispuestas alrededor del impresionante Patio de Carlos V (del que hablaremos en otra ocasión). Aquí te meterás de lleno en un largo periodo, de 1492 a 1700, en el que te moverás de los Austrias mayores a los tres menores con un breve apartado dedicado a los Reyes Católicos. Precisamente de esta sección destacan las piezas pertenecientes a Boabdil  de las que hablábamos en el anterior artículo.

Además también encontramos un pendón que perteneció a la Santa Hermandad de Toledo de 1517. Este “cuerpo de policía ruralcreado allá por el siglo XIII fue fundamental a la hora de proteger los territorios entre el río Tajo y el Guadiana, así como los dominios de las dos Coronas a partir del reinado de los Reyes Católicos.

El pendón de la Santa Hermandad de Toledo, museo del ejército de Toledo

El pendón que conserva el Museo del Ejército muestra una decoración de flechas doradas en alusión a los cuadrilleros, a los “agentes de policía”, los cuales utilizaban ballestas, así como en el centro aparece por un lado el escudo de los Reyes Católicos una vez hubieron conquistado Granada y por otro, el escudo de la Imperial ciudad de Toledo. Para ver el pendón tendrás que pasar al museo pero, si quieres conocer más sobre la Hermandad y ver sus mazmorras, corre a reservar tu ruta por el Toledo Subterráneo y te lo contamos con pelos y señales.

Tratando los aspectos mencionados anteriormente en cuanto a organización, reclutamiento, uniformidad, batallas, impacto social, cultural, etc, se hace una especial mención a los Tercios, formados entre 1534 y 1536 para proteger los dominios exteriores de la Corona, tanto en el Mediterráneo como en Italia y Flandes, variando su estructura y número a lo largo del siglo XVI y XVII.

Además, avanzando por la larga galería entre cuadros, banderas y armas blancas y de fuego, encontré tres piezas que llamaron especialmente mi atención:

  • Un pequeño fragmento de tela -lino concretamente- el cual se relaciona con la camisa de Francisco Pizarro al ser asesinado en tierras americanas en junio de 1541 por los partidarios de su adversario Diego de Almagro. Curioso que con la fragilidad de los textiles haya llegado a nosotros. Para ilustrar la muerte del conquistador del Imperio Inca y fundador de Lima el Museo también cuenta con un cuadro de 1877 pintado por el andaluz Manuel Ramírez Ibañez, que se encuentra en depósito del Museo del Prado. Cuadro que le sirvió al pintor para ganar la medalla de tercera clase en la Exposición Nacional del año siguiente.
Olifante de Garcilaso de la Vega, museo del ejército de Toledo
  • Un olifante. Si eres fan del Señor de los Anillos lo primero que te habrá venido a la cabeza es uno de esos elefantes de guerra del mundo de Tolkien. No, obviamente el Museo del Ejército no hace ninguna recreación de este ser literario, sino que un olifante es en realidad una bocina de marfil rica y minuciosamente decorada. Éste se considera que perteneció a Garcilaso de la Vega, gran poeta y toledano por cierto –si quieres saber un poco más de él, te esperamos para conocerle en la visita Toledo Inmortal-, pero no dan muchas más explicaciones sobre su procedencia.
  • De un literato afamado pasamos a otro ya que aquí también se conserva una carta de pago a Cervantes, fechada en 1590, por haber ayudado en el transporte de aceite desde distintos puntos de Andalucía para la provisión de la Armada. Por el trabajo recibió 400 reales de plata.

La sala de la Monarquía Ilustrada de 1700 a 1788

La sala H2 trata la Monarquía Ilustrada de 1700 a 1788. A través de distintos cuadros que representan a la nueva casa de Borbón se puede apreciar ese cambio por el gusto francés, así como se va tratando la reorganización de la estructura militar con todo lo que conlleva. De este modo, los Reales Ejércitos estarán formados por tres grupos Tropas de la Casa Real, Tropas de Continuo Servicio y Milicias Provinciales– además de crearse los Cuerpos de Artillería e Ingenieros y el Ejército de Ultramar con recursos, tanto materiales como humanos, de América. Se construirán cuarteles para “aliviar a los pueblos del gran peso que les causa el alojamiento de los soldados en sus propias casas” según palabras de Felipe V, escuelas y academias, además de fuertes siguiendo los sistemas de fortificación Vauban.

En este punto tenemos que destacar la Maqueta Vauban. Porque sí, aparte de miniaturas, el Museo del Ejército cuenta también con maquetas destacadas que puede llamar la atención de los más peques.(Por cierto, si en tu visita a Toledo vienes con niños, te recomendamos leer este artículo) Proceden en su mayoría del Museo de Ingenieros, muchas son de finales del siglo XIX y se utilizaban para que cadetes de distintas academias militares completaran su formación cuando visitaban el mencionado museo. ¿Qué tipo de maquetas nos encontramos? Desde batallas, edificios y fortificaciones costeras a obras de ingeniería.

La joya de estas piezas es, sin duda, la mencionada Maqueta Vauban perteneciente al Gabinete de Antigüedades de Felipe V. De finales del siglo XVII, esta inmensa maqueta hecha con una base de ébano y figuras y edificios de bronce, plata sobredorada y esmalte, nos presenta básicamente un tratado de fortificación y de tácticas militares. Consiste en una plaza que reproduce distintos sistemas de fortificación diseñados por varios ingenieros militares europeos desde mediados del siglo XVI a finales del siglo XVII. De todos ellos cabe destacar a Sébastien Le Prestre, Marqués de Vauban (1633–1707), ingeniero militar del Rey Sol Luis XIV, cuyo trabajo se centró en la búsqueda del sistema defensivo ideal y que se materializó en doce fortalezas al norte, sur, este y oeste de Francia.

Siguiendo los planteamientos de Le Prestre y de otros ingenieros antes de él, la maqueta Vauban está planteada en planta poligonal, de tal manera que se evitaban ángulos muertos y puntos ciegos en la defensa y el ataque. Y no solo tengamos en cuenta la estructura en sí sino también las miniaturas. Más de 3.300 figuras de varios tamaños que nos muestran la vida de ese lugar (como escenas urbanas en un día de mercado) así como los atacantes y defensores: artilleros, zapadores y minadores, o caballería.

Una obra sin duda con un alto contenido didáctico pero que, sobre todo, destacamos por el trabajo que conlleva detrás. Un trabajo conjunto de orfebres y artesanos (detente todo lo que necesites en apreciar los detalles, los cuales son muchos y muy minuciosos) además de los necesarios consejos de alguien con un alto conocimiento en arquitectura e ingeniería militar.

La Edad Contemporánea en el museo del ejército

A partir del siglo XIX y siglo XX el Museo del Ejército desarrolla a lo largo de cuatro grandes salas -H3, H4, H5 y H6- esos años convulsos en los que hubo guerras tanto en el territorio peninsular como en el exterior, incidiendo en batallas concretas de la Guerra de Independencia o de la Guerra de África, entre otras; por supuesto se explica detalladamente la evolución del armamento, uniformes y todo lo que conlleva la vida militar durante esos dos siglos. Encontramos por ejemplo objetos científicos y el uniforme de rayadillo de Ultramar del Capitán Médico Ramón y Cajal; y sobre todo se destacan figuras que participaron en los eventos políticos y militares de la época tanto con cuadros como con otras piezas interesantes:

  • Se conserva el uniforme de Húsar de Diego de León, un renombrado militar bajo el reinado de Isabel II el cual participó en la Primera Guerra Carlista consiguiendo el sobrenombre de la mejor lanza del Reino. Se le consideró un verdadero héroe, lo que le llevó al final de la guerra a un velado enfrentamiento con el futuro regente Espartero.
    Las piezas conservadas en el museo se corresponden con parte del uniforme del Regimiento de Húsares de la Princesa, del cual era su coronel desde 1836. ¿Te has fijado bien en él? Todavía se pueden ver los seis impactos de bala que recibió el 15 de octubre de 1841 cuando fue fusilado por sedición militar. Sí, este es el uniforme que llevó puesto en tan funesto momento. ¿Por qué fue condenado a muerte? Por haberse levantado en armas contra Espartero, nuevo regente bajo la minoría de edad de Isabel II (10 añitos tenía, no podía reinar sola), queriendo instaurar en la regencia a la madre de ésta, María Cristina. Algo que, como ya conocemos, no consiguió.
  • Entre los cuadros destacan, por ejemplo, la Batalla de Tetuán (1866) de Francisco Sans i Cabot o El General Prim en la Batalla de los Castillejos (1867) de Mariano Fortuny. Dos cuadros que se enmarcan dentro de un género bien extendido durante el siglo XIX: el de la pintura de historia. Muchísimos pintores, con mayor o menor éxito, llevaron a cabo grandes composiciones para mostrar su interpretación de distintos momentos o figuras del pasado y de su presente. No hay más que darse una vuelta por el Museo del Prado para admirar obras como Doña Juana la Loca de Francisco Pradilla y Ortiz, Isabel la Católica dictando su testamento de Eduardo Rosales, o el Fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga de Antonio Gisbert.
    Pero quedémonos en el Museo del Ejército. El primer cuadro que nos ocupa es uno de los que conserva esta institución que quiere exaltar, concretamente, las acciones llevadas a cabo por el general O’Donnell y su ejército en la Batalla de Tetuán, producida en 1860 en el contexto de la guerra hispano-marroquí de 1859-1860. Aparte de toda la carga histórica que indudablemente presenta el cuadro, como una glorificación de la victoria española frente a los marroquíes, también tenemos que contar con el género del retrato. O’Donnell de hecho está retratado en el centro de la composición, sobre su caballo, con una actitud contenida pero triunfante ya que a sus pies yace un marroquí muerto. Si bien, con este detalle Sans i Cabot no llega al dramatismo que Goya o un coetáneo como Gisbert dieron a sus respectivos Fusilamientos, sí que consigue su objetivo de glorificar a O’Donnell como el héroe victorioso junto a su ejército.
    La segunda obra de Fortuny destaca más al General Prim enarbolando la bandera del Batallón de Córdoba nº10 durante el primer choque de la mencionada batalla contra los marroquíes. La importancia de esta obra radica, sobre todo, en la figura de los reporteros de guerra, ya que Mariano Fortuny fue enviado a Marruecos para ilustrar las campañas militares españolas.
  • Juan Prim i Prats, conde de Reus, reconocido por sus hazañas militares en la Primera Guerra Carlista o esta guerra hispano-marroquí, también fue un personaje decisivo, jefe del gobierno, en la instauración de una nueva dinastía en la Corona de España con la figura de Amadeo I de Saboya. Sin embargo sería a raíz de esta elección por lo que se produjo un atentado mortal contra su figura el 27 de diciembre de 1870. Tres días después Juan Prim moría en Madrid, mientras el nuevo rey se encontraba viajando hacia su nuevo reino.
    El Museo del Ejército del Alcázar conserva también la berlina donde Prim sufrió el atentado. De mediados del siglo XIX, realizada en madera policromada y estructura metálica, tiene en los dos laterales las marcas de los disparos con trabucos de los dos grupos de hombres que cerraron el paso al coche en la calle del Turco en Madrid. La berlina supone pues un objeto vivo del primer magnicidio de nuestra historia contemporánea.

Podría seguir escribiendo y escribiendo sobre las miles de piezas que tiene este recorrido del Alcázar pero a partir de aquí te dejamos que bucees en los siglos de historia que tenemos detrás para que tú mismo las encuentres. 

FUENTES:

Comparte este post

Más para explorar

Miniaturas del museo del ejército de Toledo
Museo del ejército de Toledo

Museo del ejército de Toledo: recorrido histórico

No podíamos permitir que nos echaras de menos, y menos aún que te quedases sin el recorrido histórico por el museo del ejército de Toledo. Adelante, prepara tu próxima visita con nuestro nuevo artículo.

Fiesta del Corpus Cristi en Toledo
Más Toledo

Corpus Cristi en Toledo: origen e historia.

Ya huele a Corpus. El jueves 16 de junio Toledo volverá a celebrar su fiesta grande, te contamos su origen e historia para que no te pierdas nada este año al venir a disfrutarla con Toledo a pie.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Toledo es sorprendente. Permite que te mostremos su Historia y anécdotas a través de nuestra Newsletter mensual.

¡Y por supuesto, ofertas y descuentos especiales en nuestras rutas!

Toledo a pie  a un solo clic de ti. 

¿Quieres conocer más sobre Toledo?

Escríbenos y mantente en contacto

El callejón de los muertos con la cúpula al fondo de la Iglesia de San Andrés en Toledo

¡Elige entre una de nuestras rutas!

Toledo a Pie Favicon