Rutas Turísticas de Toledo por Guías Oficiales

Los Subterráneos de Toledo: entre fantasía y realidad

Pozo del Salvador

Cuevas, grutas, túneles, laberinto, “metrópoli subterránea”, “una ciudad debajo de Toledo”, “un paseo por debajo de las calles”… Son muchas las cosas que habrás oído sobre los espacios subterráneos de Toledo, pero pocas hay ciertas, o siendo benevolentes, son medias verdades. 

Necesitamos ser honestos contigo y partir de la base de que ni Toledo está completamente horadado, ni existe una red de intrincados túneles ni, en definitiva, existe un misterio bajo nuestros pies. Lo que sí hay es un buen número de sótanos centenarios, de aljibes medievales, de restos arqueológicos bajo las calles y casas de la ciudad, todos ellos increíbles y muy interesantes por sí mismos. Algunos de ellos son de libre entrada, otros solo se pueden visitar en una de nuestras rutas.

Aquí te ofrecemos una pequeña guía con referencias sobre este Toledo subterráneo, por si deseas seguir indagando.

¿Qué espacios subterráneos se pueden visitar libremente?

Sótanos del Museo del Greco

Si bien la tradición afirma que bajo el Museo del Greco existen siete niveles subterráneos, lo cierto es que se trata de un conjunto de sótanos de origen medieval superpuestos en dos niveles, como explica el arquitecto e investigador Jean Passini en su artículo “La judería de Toledo: sótanos bajo patio”. Lo más probable es que se le imaginasen cinco niveles más en relación con la simbología mágica del número siete, puesto que la leyenda asegura que esta casa fue habitada hace siglos por un mago, el marqués de Villena, que habría tratado de volver de entre los muertos en el séptimo sótano de sus palacios, con inesperado resultado.

Para visitar este espacio simplemente debes adquirir la entrada al Museo del Greco, en cuyo jardín se encuentra este legendario conjunto arqueológico, del cual solo una mínima parte es visitable, pues la mayor parte permanece cerrada con rejas.

Sinagoga del Sofer

Se trata de un espacio arqueológico situado en plena judería toledana, entre la calle Reyes Católicos y la del Ángel. Está abierto en todo momento, pues ni siquiera cuenta con una puerta de cierre, por lo que está muy sucio y descuidado. Allí podrás ver restos de dos aljibes, una bóveda de ladrillo y restos de un muro que, en opinión de los arqueólogos, es un vestigio de la muralla de la judería. El ya mencionado Jean Passini asegura en su artículo «La Sinagoga del Sofer en Toledo» que en este lugar estuvo la sinagoga del Sofer, que fue destruida en 1391, cuyos restos habrían quedado ocultos bajo unas casas, que reaprovecharon los sótanos de la sinagoga como bodegas.

Para visitar este espacio debes acudir al inicio de la calle del Ángel, junto a la calle Reyes Católicos.

Termas Romanas

Este conjunto arqueológico guarda vestigios de las costumbres higiénicas de la ciudad romana que fue Toletum hace casi dos mil años. Aquí se conservan restos del caldarium – sala caliente – incluyendo el hipocaustum – calefacción subterránea – aunque lo más relevante es el criptopórtico, una especie de túnel que comunicaba las diferentes estancias de las termas. Por otro lado, este lugar ejemplifica a la perfección cómo en Toledo se superponen unos edificios sobre otros. Dicho de otra manera, aquí se nos explica la receta de la simbólica tarta que es Toledo, donde coexisten sucesivas capas de restos arqueológicos. Con el paso de los siglos, las termas fueron abandonadas y sus bóvedas colapsaron, después los muros y con el tiempo se construyeron edificios medievales, renacentistas y contemporáneos encima. 

Para visitar este espacio debes visitar la Oficina de Gestión de Recursos Culturales del Consorcio de Toledo, situada en Plaza Amador de los Ríos, 3. Si deseas entender las Termas a la perfección, es recomendable visitarlas en nuestra Ruta Toledo Subterráneo (en próximos días podrás hacer tu reserva)

Cueva de Hércules

Este espacio es reducido en tamaño, pero inabarcable en historia y en leyenda. Es uno de esos lugares que ilustran a la perfección cómo en Toledo la realidad y la ficción se entremezclan dando lugar a una atmósfera embriagadora. Cuenta la leyenda que el último rey visigodo, don Rodrigo, entró a una cueva en busca de un tesoro que allí creía depositado desde tiempos inmemoriales. Para su decepción, encontró unos paños en los que se representaba la invasión que acabaría con su reinado: la de los árabes. Desde el siglo XVI se relaciona a este lugar con la leyenda de la pérdida de España. Sin embargo, al menos desde el siglo XV se denomina a este lugar “la bóveda de Hércules”, como demuestra el profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha Vasilis Tsiolis. La realidad arqueológica de este subterráneo es que se trata de una cisterna romana, que varios siglos después sirvió para cimentar una mezquita, que después se convirtió en iglesia.

Para entrar a la Cueva de Hércules debes ir a Callejón de San Ginés, 3.

¿Qué espacios subterráneos puedes visitar en una ruta guiada?

Mazmorras de la Santa Hermandad

El museo Posada de la Hermandad es un auténtico viaje en el tiempo a la época de los Reyes Católicos. Además es un lugar excepcional, teniendo en cuenta que es el único espacio carcelario histórico que se conserva en la ciudad. Su mayor interés reside en las cuatro celdas subterráneas que servían para la reclusión de golfines y criminales varios.

Si quieres conocer el contexto histórico de la antigua Cárcel de la Santa Hermandad puedes leer «La sociedad amenazada: crimen, delincuencia y poder en Toledo a finales del siglo XV» del profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha Óscar López Gómez, o puedes venir a la Ruta Toledo Subterráneo y te hacemos un resumen 😉

Baño del Cenizal

No deja de ser emocionante abrir una puerta de metal, bajar una pequeña rampa y encontrarte, de pronto, en un antiguo hamman – baño árabe – de casi mil años de antigüedad, situado bajo una casa particular a unos pasos de la Catedral. En este espacio se conservan dos estancias que nos sirven para explicar las costumbres higiénicas y la vida cotidiana de nuestros antepasados, los habitantes de Tulaytula. Como todavía no se ha inventado la máquina del tiempo, lo mejor es que te vengas con nosotros a que te mostremos de una manera realista y documentada esta fascinante época de la que, desgraciadamente, apenas nos ha llegado nada.

Pozo del Salvador

La relación de los toledanos con el agua ha sido siempre tormentosa. Tanto como las empinadas cuestas que nos llevan hasta el río Tajo. Por este motivo, durante siglos en esta ciudad se ha excavado en busca de las aguas subterráneas que corren bajo la misma, o para almacenar el agua de la lluvia. Esto se puede comprobar en la obra editada por la Universidad de Castilla-La Mancha «El agua en Toledo y su entorno: épocas romana y medieval«.

Lo cierto es que la mayoría de los subterráneos de Toledo están relacionados con el suministro de agua, lo cual tratamos de explicar en este interesante espacio subterráneo que pasa totalmente desapercibido en la plaza de San Marcos.

Baño del Ángel

Sabemos gracias a trabajos como los de Clara Delgado, “Toledo Islámico: ciudad, arte, historia” que Toledo contó con al menos una decena de baños árabes, probablemente muchos más, casi todos ellos perdidos. Ya hablamos anteriormente del hamman del Cenizal; este es otro ejemplo de un antiguo hamman, aunque situado en la zona de la Judería.

Puerta del Vado

Visitar la puerta del Vado es sentirse como un Indiana Jones. Bajando una estrecha e inclinada escalera encuentras una abertura en el muro, que debes atravesar pasando casi a gatas. Y de repente, en las entrañas de la tierra, te topas con una puerta árabe, idéntica a la de Alfonso VI, que ha permanecido oculta durante 500 años, hasta que fue hallada en 2002, durante unos trabajos de excavación. Para visitar la puerta del Vado debes concertar una visita privada.

¿Cuál es la mejor opción para visitar los subterráneos de Toledo?

Si vienes a Toledo y quieres conocer varios de estos subterráneos de una manera realista y documentada, ya sabes que puedes contar con nosotros. Salvo martes y miércoles, el resto de la semana ofrecemos una visita guiada a cinco de estos espacios: las mazmorras de la Santa Hermandad, el baño del Cenizal, el pozo del Salvador, el baño del Ángel y las Termas Romanas. Para más información pincha aquí

Comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Más para explorar

Suscríbete a nuestra Newsletter

Toledo es sorprendente. Permite que te mostremos su Historia y anécdotas a través de nuestra Newsletter mensual.

¡Y por supuesto, ofertas y descuentos especiales en nuestras rutas!

Toledo a pie  a un solo clic de ti. 

¿Quieres conocer más sobre Toledo?

Escríbenos y mantente en contacto

El callejón de los muertos con la cúpula al fondo de la Iglesia de San Andrés en Toledo

¡Elige entre una de nuestras rutas!

Toledo a Pie Favicon
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola 👋
¿podemos ayudarte?