Rutas Turísticas de Toledo por Guías Oficiales

5 curiosidades sobre la Catedral de Toledo que nunca te han contado

catedral de toledo, panorámica puerta principal

La catedral toledana es uno de los lugares más visitados cada año de esta ciudad. Todos los visitantes de Toledo que nos eligen para hacer sus rutas nos preguntan, antes de comenzar a caminar por sus calles, si la visitamos o pasamos al menos por delante de ella. ¡Por supuesto que sí!

Por este motivo, hemos decidido inaugurar una nueva categoría en nuestro blog titulada “Curiosidades de la Catedral”.

Lo que en principio iba a ser solo un pequeño articulo destacando algunos apuntes curiosos, al recopilar toda la información que conocíamos como amantes de nuestra historia y la que hemos investigado, se ha convertido en una lista interminable que vamos a dividir en varios capítulos. Y es que la Dives Toletana nunca deja de sorprendernos.

Comenzamos por los elementos más representativos del exterior del templo primado: sus torres y puertas.

¿Dónde está la segunda torre de la Catedral de Toledo?

Al observar la portada principal de la Catedral de Toledo desde la Plaza del Ayuntamiento nos damos cuenta de que solo tiene una torre, esbelta y elegante, sí, pero solo una.

¿Por qué?

Teorías hay muchas: que si no había dinero suficiente, que si las aguas subterráneas impedían construir cimientos lo suficientemente profundos como para soportar una torre, que si tenían prisa para terminarla… Pero la realidad es que la segunda torre nunca se terminó de construir debido a un derrumbe que se produjo en el S. XIV. Tenemos constancia de éste, gracias a un documento del arzobispo Gil de Albornoz datado en 1345, en el que aparece “que tan grant es el daño que se ý fizo”[] “no se pode complir nin reparar”, pero se desconocen las causas del mismo. Este documento explica por qué no se llegó a levantar una segunda torre, que no debía estar proyectada como torre gemela de la Torre Mayor, ya que sus dimensiones son algo mayores.

Después de este derrumbe, se cerró con un chapitel que se perdió durante la celebración del nombramiento del nuevo arzobispo de Toledo, Fernando de Austria de tan solo 10 años, y para la que se ordenó que se encendieran luminarias y cohetes durante cuatro días. La mala suerte hizo que uno de esos cohetes cayera sobre el alcuzón en la noche del 3 de febrero de 1620 provocando un incendio que se llevaría por delante toda la cubierta. Rápidamente, se dio la voz de alarma y fue extinguido por los propios habitantes de Toledo que acudieron a sofocarlo. Una vez pasado el susto había que reconstruir la techumbre, obra que se encargó a Jorge Manuel Theotocópuli, el hijo de El Greco, artífice también, de la cúpula actual que cierra la Capilla Mozárabe situada donde pudo haber estado la segunda torre.

Torre inclinada de… ¿Toledo?

No es algo fácil de observar desde la fachada principal por no tener la suficiente perspectiva, pero lo cierto es que la torre de la Catedral esta algo inclinada a la derecha.

Para poder verlo es suficiente con subir a alguna de las torres de la ciudad como las torres de la Iglesia de los Jesuitas o la cafetería de la biblioteca del Alcázar.

El motivo de esta inclinación podría ser que nuestra Torre Mayor fue construida sobre el antiguo alminar de la Mezquita Alhama, que no sería mucho más alto que las naves laterales, utilizado como torre-campanario hasta que pudieron iniciarse las obras a principios del siglo XV. En esta transformación probablemente se aprovecharon los muros de la primitiva torre, quedando incluidos dentro de la construcción actual.

Torre de la Catedral de Toledo, vista aérea

Una cárcel dentro de la Catedral de Toledo

En el siglo XVI una parte de la Torre Mayor fue utilizada como cárcel eclesiástica, en concreto unas cámaras que se encontraban tras la primera subida y de las que se decían que eran inexpugnables. La primera estancia, ya desaparecida, tenía en un nivel superior una cisterna y un pequeño almacén de grano, estaba compuesta solo por cuatro ventanas y los presos dormían aprovechando el grueso de la pared. Más arriba se encontraba otra estancia llamada “cámara fuerte”, hoy llamada “del reloj”, también utilizada como prisión y subiendo un poco más, en el segundo claustro, estaba la casa del Alcaide a cargo de la cárcel acondicionada con todo lo necesario.

No debería extrañarnos puesto que, la torre fue un importante elemento de defensa durante todo el siglo XV, un siglo algo movidito por estos lares, en el que hubo muchas revueltas y conspiraciones, incluso algunos rebeldes contra la corona se atrincheraron dentro de la torre. Una vez restaurado el orden se colocaron en la misma cañones, por lo que el valor estratégico que tuvo la Torre Mayor es innegable.

Las Puertas mal nombradas de la catedral

Son muchas las publicaciones que denominan erróneamente algunas de las puertas de la Catedral, en concreto las tres que forman la portada del templo.

Comenzaremos por la de la derecha, mal denominada puerta del Juicio Final, confundiendo su nombre con el tema representado. Y es que, efectivamente, en el tímpano de la puerta está representada esa escena, pero su nombre es el de Puerta del Infierno, de los Escribanos o del Rey David.

La puerta central es conocida como Puerta del Perdón o Puerta de los Reyes. En este caso, la primera si es correcta, pues se repartían indulgencias a los que pasaran por ella. No es así con la segunda denominación, que se confunde con la Puerta del Reloj o de los Reyes por la representación de la adoración de los Reyes Magos que adornan su tímpano.

Y la puerta de la izquierda conocida como puerta del Infierno, confundida probablemente con su hermana de la derecha, es en realidad la Puerta de la Torre y es que allí se bendecían las campanas antes de subirlas al campanario. Durante el siglo XV también se la conocía como Puerta del Sol por las extrañas decoraciones vegetales con forma de soles con caras humanas.

El sonido de las campanas de la Dives Toletana

En un mundo sin teléfono y sin internet, el medio de comunicación más eficaz era el sonido de las campanas y, por supuesto, las de las catedrales eran las principales emisoras de las noticias más importantes, aunque a veces también se convocaba a las campanas de otras iglesias de la ciudad.

Con ellas se anunciaban todo tipo de acontecimientos, desde las grandes festividades, pasando por el aviso de incendio y el resultado de batallas, hasta la enfermedad o muerte de personajes relevantes. Todo estaba estipulado, las veces que debían tañer, cuantas campanas debían sonar, a que hora exacta…  Dependiendo de lo que había ocurrido se tocaban de una forma u otra, las gentes conocían todos estos códigos y con solo escucharlos ya sabían que se cocía en Toledo o en el reino.

Es por ello que el conjunto de campanas que se conserva en la Catedral de Toledo es el de mayor importancia y tamaño de todas las catedrales españolas. De todas ellas, la más ilustre es La Campana de San Eugenio, aunque quizá no te suene con este nombre porque es conocida popularmente como Campana Gorda ya que con sus 17.744,5 kilos, 2,93 metros de diámetro y 2,29 metros de altura, es la más grande de toda España.

Desde su fundición hasta su subida pasaron dos años, varios proyectos y muchos fondos.

Como te podrás imaginar su subida a la torre no fue nada fácil; tuvieron que contratar a un contramaestre, dos guardias, un patrón de pontón y 22 marineros, todos ellos de Cartagena, además de unos 200 hombres de la zona. Tardaron siete días en trasladarla, debido a que la lluvia y a la cantidad de gente que se acercaba a verla dificultaba su paso. Una vez llegó a los pies de la torre, cientos de personas se congregaron para ver el espectáculo, pero debían mantenerse en silencio para que el contramaestre pudiera entenderse con su gente, por lo que el verdugo dio pregones para asegurar que así fuera. Tardaron solo cuatro horas en subirla y mientras tanto, en la Plaza del Ayuntamiento, no se paró de rezar.

Sonó por primera vez dos meses después y ya desde el principio su sonido no fue el esperado, y al poco de empezar a tañer le salió una grieta que se intentó solucionar perforándola para mejorar su sonoridad. Aún así, ahí sigue, con una grieta enorme, en lo alto de la torre, para que toledanos y visitantes sigamos sorprendiéndonos con su historia.

Y esto es todo por ahora que tampoco queremos agotarte con datos en este primer post.

De todos modos, siempre podemos dar respuesta a tu curiosidad, eligiendo una de nuestras rutas en tu próxima visita a Toledo.

¿De qué otros monumentos te gustaría que te contásemos curiosidades como estas?


https://www.abc.es/espana/castilla-la-mancha/toledo/ciudad/abci-cohete-capilla-mozarabe-casi-incendia-catedral-toledo-202001301408_noticia.html

Comparte este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Más para explorar

Toledo y literatura amor a primera vista
Más Toledo

Toledo y la literatura, amor a primera vista

Que Toledo respira arte y cultura por sus cuatro costados es algo que no te vamos a descubrir ahora. Lo que sí queremos descubrirte es su historia de amor con la literatura, o la literatura con Toledo. Juzga tu mismo.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Toledo es sorprendente. Permite que te mostremos su Historia y anécdotas a través de nuestra Newsletter mensual.

¡Y por supuesto, ofertas y descuentos especiales en nuestras rutas!

Toledo a pie  a un solo clic de ti. 

¿Quieres conocer más sobre Toledo?

Escríbenos y mantente en contacto

El callejón de los muertos con la cúpula al fondo de la Iglesia de San Andrés en Toledo

¡Elige entre una de nuestras rutas!

Toledo a Pie Favicon
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola 👋
¿podemos ayudarte?